Los motores, tanto de combustión interna como eléctricos, son máquinas complejas. Como cualquier máquina, están sujetas a desgaste y averías. Aunque no todas las partes del motor son igualmente susceptibles a fallar, algunas son más propensas a tener problemas que otras.

En este artículo, vamos a explorar cuáles son las partes más vulnerables de los motores de combustión interna y eléctricos, y cuáles son las averías más frecuentes.

 

Partes del motor de combustión

Los motores de combustión interna, como los que se encuentran en la mayoría de los automóviles y camiones, tienen muchas partes móviles. Aquí están las partes que son más propensas a averías:

  1. Culata: La culata es la parte superior del motor y contiene las válvulas que permiten la entrada de aire y combustible, y la salida de gases de escape. Es común que las juntas de la culata fallen, lo que puede causar fugas de aceite o refrigerante.
  2. Correa de distribución: Esta correa sincroniza el movimiento del árbol de levas y el cigüeñal. Si la correa de distribución se rompe, puede causar daños graves en el motor.
  3. Bomba de agua: La bomba de agua es crucial para mantener el motor a una temperatura de funcionamiento segura. Si la bomba de agua falla, el motor puede sobrecalentarse y causar daños graves.
  4. Inyectores de combustible: Los inyectores de combustible suministran el combustible al motor. Si se obstruyen o fallan, pueden causar problemas de rendimiento o incluso dañar el motor.

 

Partes del motor eléctrico

Los motores eléctricos son más simples que los motores de combustión interna y tienen menos partes móviles. Sin embargo, todavía tienen componentes que pueden fallar. Aquí están las partes más susceptibles:

  1. Batería: La batería es el corazón de un motor eléctrico. Si la batería falla o se descarga, el motor no funcionará. Además, las baterías tienen una vida útil limitada y deben ser reemplazadas después de cierto tiempo.
  2. Controlador del motor: Este dispositivo controla la cantidad de energía que se envía al motor. Si el controlador del motor falla, puede causar problemas de rendimiento o incluso daños al motor.
  3. Enfriador de la batería: Las baterías de los vehículos eléctricos deben mantenerse a una temperatura constante para funcionar de manera eficiente. Si el sistema de enfriamiento falla, puede causar daños a la batería y al motor.

 

Averías más comunes

Las averías más comunes en los motores de combustión interna incluyen el sobrecalentamiento, la falla de la correa de distribución, y los problemas con los inyectores de combustible. Estos problemas pueden ser costosos de reparar, pero a menudo se pueden prevenir con un mantenimiento regular.

En los motores eléctricos, las averías más comunes están relacionadas con la batería y el controlador del motor. Estos problemas pueden ser difíciles de diagnosticar y requerir la asistencia de un técnico especializado.

A pesar de que las baterías de los vehículos eléctricos están diseñadas para durar muchos años, pueden comenzar a perder capacidad con el tiempo. Esto puede resultar en un menor alcance del vehículo. Además, si la batería se descarga completamente, puede ser costoso reemplazarla.

En cuanto al controlador del motor, un mal funcionamiento puede llevar a una disminución en la eficiencia del motor, y en casos extremos, puede causar daños al motor. Si bien es menos común, también es posible que el sistema de enfriamiento de la batería falle, lo que puede provocar un sobrecalentamiento de la batería y disminuir su vida útil.

 

Mantenimiento preventivo

El mantenimiento regular y la inspección de estas partes críticas pueden ayudar a evitar muchas de estas averías comunes. Para los motores de combustión interna, esto puede incluir cambios regulares de aceite y de la correa de distribución, así como la comprobación de la bomba de agua y los inyectores de combustible. En el caso de los motores eléctricos, es importante controlar el estado de la batería y del controlador del motor, y mantener el sistema de enfriamiento en buen estado.

Recuerde que la mejor manera de evitar averías y prolongar la vida útil de su motor, ya sea de combustión interna o eléctrico, es realizar un mantenimiento preventivo regular. Un buen mantenimiento no solo puede evitar problemas, sino que también puede aumentar la eficiencia del motor, mejorar el rendimiento y el ahorro de combustible, y potencialmente ahorrarle dinero a largo plazo.

En Macisa realizamos el mantenimiento preventivo para tu vehículo en uno de nuestros talleres. Llama e infórmate de todos nuestros servicios. Contacta con uno de nuestros centros y te informaremos de todos nuestros servicios.

Javier Cicuéndez Gallego
Director Ejecutivo en Macisa Ruedas Industriales

Experto en el rubro del neumático, líder con gran visión de negocio y alta capacidad de comunicación. Ha sabido llevar su proyecto inicial hasta la unidad industrial y de servicios que posee en la actualidad, que sigue desarrollándose constantemente. Por su flexibilidad hacia los nuevos retos se transforma en pieza clave para el éxito del proyecto por su perfil técnico en la materia.