Seguro que, si te vas de viaje, le dedicas tiempo a buscar el destino, saber qué hacer allí, preparar la maleta, etc. Pero a veces nos olvidamos de revisar el coche. Antes de salir de viaje, sobre todo cuando nos vamos de vacaciones, es importante que pongamos el coche a punto para evitar sustos en la carretera que puedan arruinar el trayecto.

En los viajes largos esto es más importante si cabe, ya que nuestro coche puede estar muy acostumbrado a trayectos cortos, pero en trayectos largos puede que llegue a fallar algo. Si a esto le añadimos que tenemos pensado hacer un viaje en familia, la cosa se va complicando, porque obviamente queremos el máximo nivel de seguridad y evitar cualquier percance.

Sea como fuera, en Macisa siempre recomendamos a nuestros clientes que pasen por el taller para hacer una puesta a punto antes de salir de viaje. En el artículo de hoy te contamos cuáles son los elementos que debemos revisar y cómo hacerlo.

Elementos a revisar

Cuando hacemos la puesta a punto en el taller, revisamos los siguientes elementos:

 

• Neumáticos

En términos de seguridad, los neumáticos son el elemento más importante, ya que es el único componente del coche que entra en contacto directo con la carretera. Hay que verificar que se encuentren en buen estado antes de la salida. En este sentido, es necesario que valoremos el desgaste, que sobre todo afecta a las ruedas motrices y a los bordes del neumático. También debemos verificar que la presión en frío se ajuste a la marcada por el fabricante.

• Frenos

Los frenos son otro elemento de seguridad que puede evitar accidentes. Debemos garantizar que los discos se encuentren en buen estado. Algunos síntomas de que puede haber algún fallo es si notas alguna vibración al pisar el freno, que puede indicar que alguna pieza está en mal estado. Otro caso es cuando el pedal del freno se hunde cuando lo pisas con fuerza, que puede ser provocado por una fuga en el circuito de frenado. Podemos además aumentar su rendimiento y durabilidad si los utilizamos con cabeza. Por ejemplo, en bajadas prolongadas, puedes reducir la marcha con la caja de cambios sin emplear los frenos.

• Batería

La batería es uno de los elementos que más fallan y que más suele cambiarse. Es importante comprobar su funcionamiento al menos una vez al año. Suelen durar unos cuatro años, pero esto puede variar en función de la marca, la conducción o la carga del vehículo. Un indicador de que no funciona como debe es la pérdida de luminosidad de las luces o cuando se producen algunos fallos eléctricos en otros sistemas donde está involucrado este elemento.

• Nivel de aceite

El aceite es un elemento que evita que el motor se pueda dañar a consecuencia de la fricción de las piezas y del aumento de temperatura que se produce en la combustión. Debe verificarse el nivel de aceite estando el motor parado y en frío, y el coche en llano. Debe extraerse la varilla del aceite y verificar que el nivel está entre las dos marcas de mínimo y máximo.

Otros niveles

Además de revisar el nivel de aceite, debemos revisar los otros niveles, como son líquido de frenos, líquido refrigerante y del líquido del limpiaparabrisas, y asegurarnos de que están en un nivel óptimo.

Alumbrado

Las luces deben estar todas en buen estado y funcionar. Especialmente las antiniebla y las de conducción nocturna. También debemos verificar que los faros estén limpios y que la altura de las luces sea la correcta, para que no perjudique la visión de otros conductores y así prevenir accidentes en la carretera.

Filtros de aire

Los filtros de aire son un elemento que tiene una importancia mayor de lo que parece. Unos filtros limpios nos ayudarán a reducir los niveles de contaminación que emite nuestro coche y a consumir menos combustible, siendo más eficiente.

Aire acondicionado

Para trayectos largos, y más en verano, es importante verificar que el aire acondicionado funciona correctamente, ya que nos va a garantizar una temperatura óptima en el habitáculo, evitando calores extremos que pueden influir en la seguridad al volante.

Dirección y suspensión

Tanto la dirección como la suspensión influyen en la seguridad al volante. La eficacia del amortiguador comienza a disminuir a partir de los 30.000 km, y normalmente requiere de una sustitución cuando llega a los 60.000 km. Verifica ambos elementos antes de salir de viaje.

 

Ponte en contacto con nosotros y reservaremos una cita para realizar estas comprobaciones de forma gratuita, donde solo pagaras si debemos reparar o sustituir algún repuesto.

Javier Cicuéndez Gallego
Director Ejecutivo en Macisa Ruedas Industriales

Experto en el rubro del neumático, líder con gran visión de negocio y alta capacidad de comunicación. Ha sabido llevar su proyecto inicial hasta la unidad industrial y de servicios que posee en la actualidad, que sigue desarrollándose constantemente. Por su flexibilidad hacia los nuevos retos se transforma en pieza clave para el éxito del proyecto por su perfil técnico en la materia.