¿QUÉ ES LA VÁLVULA EGR?

Es muy probable que hayas oído hablar de ella, pero en general, solo un pequeño porcentaje sabe realmente que es la válvula EGR y cual es su función.

En 1996, entró en vigor la Euro 2. Esta medida, obligaba a instalar dicha válvula a aquellos vehículos que se fabricaran a partir de esa fecha, con el fin de reducir el nivel de partículas contaminantes de los motores de combustión.

En los motores diésel, es donde la EGR tiene especial protagonismo, reduciendo mediante un segundo quemado la gran cantidad de las partículas de óxido de nitrógeno que estos motores generan.

¿CÓMO FUNCIONA?

Mediante una centralita, se controla la EGR para abrirla o cerrarla según la circunstancia concreta en la que el motor se encuentra en cuanto a exigencia y temperatura.

Si durante la marcha del vehículo, la conducción se limita a un uso convencional, la EGR se mantendrá más abierta, en cambio, cuando la exigencia del motor aumenta, por ejemplo, al aumentar la velocidad en un momento concreto, se producen más partículas contaminantes, y en ese caso, la válvula reducirá su apertura para controlar los gases y así adecuarlos a un nivel óptimo. 

Lo que ocurre cuando este mecanismo se abre o se cierra, es que se libera más o menos cantidad de óxido de nitrógeno directamente por el escape. Aquellas partículas retenidas, se envían de nuevo al bloque motor, de esta manera, pierden temperatura y reduciendo su toxicidad. 

¿Dónde está la válvula EGR?

La EGR, se encuentra ubicada entre los colectores y el escape, desde esta posición, asegura que la cantidad de partículas que se libera sea la adecuada. 

¿Cómo se limpia?

Hay dos tipos de válvulas, las EGR mecánicas, que pueden desmontarse para limpiar la carbonilla acumulada, aunque la forma más rápida y menos laboriosa, es realizar un tipo de limpieza mediante un sistema de ultrasonidos. 

Por otro lado, se encuentran las EGR electrónicas. Este otro tipo de válvulas no se suelen reparar y han de ser sustituidas.

Cuando esta pieza mecánica se encuentra muy obstruida por la carbonilla y su funcionamiento no es el correcto, el vehículo suele bajar significativamente su rendimiento e incluso puede dar tirones o parase. Por norma general, cuando esto sucede, el testigo de avería motor, que se encuentra en el cuadro de instrumentos se enciende.

Desde Macisa te recomendamos que, si esto sucede, no fuerces el motor para evitar nuevas averías, e intentar reparar o sustituir la válvula EGR en la mayor brevedad posible.

¡Te esperamos!

Contacta con nosotros